Debate sobre las normas del sector bancario un año después del colapso del SVB

Hace un año, el gobierno y los bancos más grandes de Estados Unidos unieron fuerzas en un raro momento de cortesía.

Se vieron obligados a actuar tras el colapso del Silicon Valley Bank el 10 de marzo de 2023, seguido pronto por otros dos prestamistas, First Republic y Signature Bank. Ante la amenaza de una crisis creciente que podría amenazar al sector bancario -la peor desde 2008-, rivales y reguladores han reunido un enorme fondo de rescate. Finalmente, los tres bancos en problemas fueron declarados insolventes por el gobierno y vendidos.

Los bancos más grandes surgieron de ese período aún más grandes, habiendo adquirido cuentas de sus rivales más pequeños. Pero también se han vuelto más confiados a la hora de cuestionar a los reguladores qué salió mal y qué hacer para prevenir futuras crisis. De hecho, muchos banqueros y sus lobbystas se apresuran ahora a describir el período como un regional crisis bancaria, término que tiende a subestimar la preocupación del sector en aquel momento.

Una de las razones del aumento de las tensiones es que los funcionarios del gobierno están proponiendo cambios en las reglas que, según los prestamistas, limitarían sus actividades y harían poco para detener el colapso del Silicon Valley Bank. Los reguladores dicen que la crisis del año pasado muestra que se necesitan cambios. Señalan riesgos crecientes en los mercados inmobiliarios comerciales y residenciales y el creciente número de los llamados bancos problemáticos, o aquellos mal calificados por debilidades financieras, operativas o de gestión.

Ésta es la situación, un año después de la crisis:

En cuestión de días en marzo pasado, Silicon Valley Bank pasó de ser un favorito del mundo bancario a colapsar. El prestamista, que atendía a clientes de capital de riesgo y de empresas emergentes, se había cargado con lo que se suponía eran inversiones seguras, como letras del Tesoro e hipotecas que se estaban volviendo amargas en una era de tasas de interés más altas.

Puede que esto no haya significado la perdición. Pero cuando los nerviosos depositantes -muchos de los cuales tenían cuentas por encima del límite del seguro estatal de 250.000 dólares- comenzaron a retirar su dinero del banco, los ejecutivos no lograron disipar sus preocupaciones, lo que provocó una corrida bancaria.

Poco después, otros dos prestamistas –First Republic, que al igual que Silicon Valley Bank, tenía muchos clientes en el sector de empresas emergentes, y Signature Bank, centrado en las criptomonedas– también cerraron sus puertas, afectados por sus propias corridas bancarias. Juntos, estos tres bancos eran más grandes que los 25 que quebraron durante la crisis financiera de 2008.

De acuerdo con el procedimiento habitual, los funcionarios del gobierno subastaron bancos en quiebra, y las pérdidas fueron cubiertas por un fondo al que contribuyen todos los bancos. Silicon Valley Bank fue comprado por First Citizens Bank. Muchos de los activos de Signature fueron al New York Community Bank (que últimamente ha sufrido sus propios problemas) y First Republic fue absorbido por JPMorgan Chase, el banco más grande del país.

Ningún custodio perdió dinero, ni siquiera aquellos con cuentas que normalmente no habrían calificado para el seguro federal.

Muchos supervisores bancarios culpan, al menos en parte, a la propia industria por ejercer presión para lograr reglas más débiles en los años previos a 2023. La Reserva Federal también ha asumido la responsabilidad de su propia supervisión laxa. Los reguladores dicen que ahora están prestando más atención a los bancos medianos, reconociendo que los problemas pueden propagarse rápidamente entre bancos con diferentes huellas geográficas y bases de clientes en una era en la que los depositantes pueden vaciar sus cuentas con solo hacer clic en un botón en un sitio web o aplicación.

Los reguladores planean una serie de medidas para tomar medidas enérgicas contra los bancos. Parte de esto es un acuerdo internacional llamado “Basilea III” que requerirá que los grandes bancos tengan más capital para compensar los riesgos que plantean los préstamos y otras obligaciones. La semana pasada, tras la presión de la industria bancaria, el presidente de la Reserva Federal, Jerome H. Powell, señaló que los reguladores podrían reducir o reelaborar esa iniciativa.

En Estados Unidos, los reguladores están desarrollando las llamadas reglas de liquidez que se centran en la capacidad de los bancos para apuntalar rápidamente la liquidez en una crisis. Algunas de estas reglas, que aún no se han propuesto formalmente pero se espera que se implementen en los próximos meses, podrían abordar la proporción de depositantes asegurados y no asegurados entre los bancos, un problema importante en la crisis del año pasado.

Baste decir que los bancos más grandes han dado señales de que creen que Basilea III y otras propuestas regulatorias los están perjudicando. Enviaron cartas de comentarios a los reguladores argumentando que ayudaron a estabilizar el sistema el año pasado y que los costos de las reglas propuestas podrían en última instancia obstaculizar sus préstamos o empujar dichos negocios hacia prestamistas no bancarios menos regulados.

Quizás el líder bancario estadounidense de más alto perfil, Jamie Dimon de JPMorgan, dijo a sus clientes en una conferencia privada hace dos semanas que el colapso del Silicon Valley Bank podría repetirse con otro prestamista. Según una grabación escuchada por el New York Times, Dimon dijo: «Si las tasas suben y hay una recesión severa, tendrás exactamente el mismo problema con un conjunto diferente de bancos».

Y añadió: “No creo que vaya a ser sistémico, salvo que cuando hay una corrida bancaria la gente se asusta. La gente entra en pánico. Lo hemos visto suceder. No hemos solucionado el problema».

Dos palabras: bienes raíces.

Muchos bancos han reservado miles de millones de dólares para cubrir las pérdidas previstas en préstamos a propietarios de edificios de oficinas comerciales. El valor de estos edificios se ha desplomado desde la pandemia a medida que más personas trabajan de forma remota. Estos problemas han afectado sobre todo al New York Community Bank, que la semana pasada aceptó un paquete de rescate de mil millones de dólares del exsecretario del Tesoro Steven Mnuchin, entre otros, para mantenerse a flote.