La mutilación genital femenina sigue aumentando en todo el mundo

Según un nuevo análisis de UNICEF, más de 230 millones de mujeres y niñas en todo el mundo han sufrido ablación genital femenina, un aumento de 30 millones desde la última estimación global de la organización en 2016.

Si bien los datos muestran que en algunos países una nueva generación de padres ha optado por abandonar la práctica, en otros países las leyes y campañas contra ella no han tenido ningún impacto. En Burkina Faso, el porcentaje de niñas de 15 a 19 años que se han sometido a una escisión ha caído del 82% al 39% en las últimas tres décadas. Pero en Somalia, donde se estima que al 99% de las mujeres les han extirpado el clítoris, el nivel de corte no ha cambiado.

Dado que los países donde esta práctica está más extendida son también aquellos con las tasas de crecimiento demográfico más altas, el número total de niñas sujetas a mutilación aumenta cada año.

«El número total de mujeres y niñas es un 15% mayor que la última estimación», dijo Claudia Cappa, experta en tendencias globales de mutilación genital femenina de UNICEF. «El progreso logrado es demasiado lento en comparación con el crecimiento de la población de niñas que nacen todos los días en los países más afectados».

Las Naciones Unidas se han fijado el objetivo de eliminar la mutilación genital femenina para 2030, pero para alcanzar ese objetivo el cambio tendría que ocurrir 27 veces más rápido que el ritmo actual, dijo.

Algunos países que han visto una reducción en la extensión de los recortes ahora ven que el progreso está en peligro, ya que los conflictos y los desplazamientos debido a las emergencias climáticas hacen que las personas sean cada vez más vulnerables y más dependientes de las estructuras comunitarias tradicionales, como los grupos religiosos, que aún apoyan la práctica. .

Los nuevos datos también ponen de relieve el grado en que la práctica del corte está muy extendida en todo el mundo. Aunque es más común en los países del África subsahariana, la práctica también sigue estando muy extendida en partes de Medio Oriente y Asia, y sigue siendo una práctica clandestina en algunas comunidades de inmigrantes en América del Norte y Europa.

Se estima que 144 millones de mujeres y niñas han sido asesinadas en África (las cifras más elevadas se encuentran en Egipto, Etiopía y Sudán), 80 millones en Asia y 6 millones en Medio Oriente (más de la mitad en Yemen). Nueva relación. En Asia, la mayor proporción de casos se produce en Indonesia, donde el 55% de las niñas se someten a un procedimiento de mutilación genital, según muestran datos del gobierno.

UNICEF hizo sus cálculos utilizando respuestas de encuestas nacionales de hogares rutinarias en los 31 países donde la práctica es más común. En dichas encuestas se pregunta a las mujeres si ellas y sus hijas han sido mutiladas, y preguntan tanto a las mujeres como a los hombres de hogares donde una mujer ha sido mutilada si creen que la práctica debería continuar.

En Burkina Faso, el país que ha experimentado el mayor declive, la criminalización del procedimiento y el fuerte apoyo de importantes figuras políticas han ayudado a impulsar el cambio, dijo Mariam Lamizana, presidenta de una organización contra la ablación llamada Voix de Femmes en Uagadugú, la capital. .

«Trabajamos con líderes religiosos y tradicionales y dijimos: ‘Lo que están haciendo en nombre de la cultura, aquí están las consecuencias para las mujeres, las consecuencias para las niñas'», dijo Lamizana, quien dirigió la primera comisión nacional establecida por el presidente para combatir el recorte. «Descubrimos que era bueno involucrar a líderes religiosos jóvenes porque tenían más educación y eran más abiertos».

Nankali Maksud, que dirige el trabajo de UNICEF para poner fin a esta práctica, dijo que la mayoría de los países que han experimentado una disminución han prohibido la tala. Pero otras estrategias que parecen haber impulsado el cambio en algunos países no parecen funcionar en otros, afirmó.

En Sierra Leona, el porcentaje de niñas de 15 a 19 años que se han sometido a una escisión ha caído al 61% en comparación con el 95% en las últimas tres décadas. El cambio ha sido impulsado en parte por campañas educativas, organizadas por organizaciones locales e internacionales, sobre el daño físico y psicológico causado por el corte.

Pero en Somalia, la práctica ha demostrado ser muy resistente a los esfuerzos por cambiar.

«Es persistente, es constante», dijo la Dra. Mariam Dahir, una rara opositora pública al recorte en Somalilandia, una región separatista en el norte del país.

El Dr. Dahir dijo que algunos grupos internacionales anti-corte habían realizado una campaña para lograr que los líderes religiosos respaldaran una versión menos extrema de la práctica, que implica la extirpación de parte o la totalidad del tejido del clítoris, en comparación con la práctica tradicional de la ablación completa. Sutura cerrada de los labios. Esto último aumenta la probabilidad de que las mujeres experimenten complicaciones de salud como resultado de la actividad sexual o el parto. La opción menos extrema ha llamado la atención de algunos padres y fue respaldada en una fatwa de 2018, que instaba a los padres a que el procedimiento lo realizara un profesional de la salud en lugar de un cortador tradicional.

Sin embargo, ella y algunos otros activistas no pudieron aceptar esta idea de mejora moderada, dijo. “¿Cómo podemos decir durante décadas que no hay necesidad de cortar el cuerpo de una mujer, que no hay justificación religiosa para esta práctica, y luego darnos la vuelta y decir esto?” ella preguntó.

Publicar vídeos en Facebook pidiendo una prohibición total de la tala, lo que atraer críticas generalizadas. «Entonces al menos sé que la gente está escuchando la idea», dijo. Y esto, al menos, es un cambio con respecto al pasado, cuando era totalmente tabú que la gente hablara de esta práctica.

Los nuevos datos muestran que se ha producido un cambio significativo en algunos países, como Kenia, donde la práctica estaba muy extendida hace 30 años y ahora se limita a zonas del país donde la mayoría de la gente pertenece a la comunidad étnica somalí. Una tendencia clara, dijo Cappa, asesor de UNICEF, es que cambiar las reglas de corte es más fácil en países como Kenia, donde la práctica no es universal sino más bien una tradición de algunos grupos religiosos o étnicos.

«En los países donde existe diversidad, el progreso puede ser más rápido porque las comunidades que la practican se relacionan con aquellas que no lo hacen y son capaces de ver que las alternativas a sus creencias y valores son posibles y pueden ser culturalmente aceptables», dijo.

Sadia Hussein ha canalizado su experiencia como sobreviviente de ablación en una organización contra la ablación, Brighter Society Initiative. Trabajando en su región natal del noroeste de Kenia, dijo que lograr que la gente hablara públicamente sobre la práctica era clave para reducir la prevalencia de la práctica al 9% de las niñas de 15 a 19 años, en comparación con el 23% hace tres décadas.

«Los hombres dicen: ‘Las mujeres nunca nos han dicho que esto es malo, ni siquiera nuestras esposas'», dijo. “Así que tengo que generar confianza en los sobrevivientes para que compartan su dolor porque nuestra sociedad realmente ha condicionado a las mujeres a soportar el dolor en silencio. Entonces les digo que todo lo que pasamos no debería pasarles a nuestras hijas.

Los lugares donde la prevalencia de los recortes sigue siendo mayor son también algunos de los países más frágiles, aquellos asolados por conflictos o desastres climáticos, o ambos. Estas circunstancias hacen que sea más difícil responder a las necesidades de las niñas que han sufrido mutilaciones e implementar políticas de prevención.

Hussein dijo que el cambio climático había complicado los esfuerzos contra los recortes en su región. Las familias pierden ganado debido a los desastres climáticos y necesitan dinero para reconstruir sus rebaños, y pueden buscar dotes para sus hijas pequeñas como fuente de fondos.

«Muchas niñas son mutiladas para poder casarse a una edad temprana», afirmó. «Cuando hay inundaciones y sequías, vemos que mueren más niñas».

Encuestas nacionales encontraron que dos tercios de los hombres y mujeres en hogares donde una mujer había sido extirpada, en África y Medio Oriente, dijeron que creían que la práctica debería terminar. En países como Yibuti y Sierra Leona, donde todavía es común, más hombres que mujeres dijeron que estaban en contra.

Cappa advirtió que lo que la gente dice en privado en una encuesta puede no coincidir con la opinión expresada públicamente. Incluso los padres que quisieran ver el fin de esta práctica podrían excluir a sus hijas por temor a las repercusiones sociales, como la imposibilidad de casarse, si no cumplen, dijo.

“Estas cifras son tristes, pero todavía hay niñas y mujeres (y también hombres) que creen que esta práctica debería terminar. Esto es algo positivo”, afirmó la señora Maksud de UNICEF.