La primera misión marítima de ayuda humanitaria en Gaza ha devuelto su huida a la esperanza de condiciones favorables | Internacional

En la puerta de la ciudad chipriota de Lárnaca está la lista para cerrar la primera misión marítima de ayuda humanitaria en Gaza, encabezada por las organizaciones World Central Kitchen (WCK), el chef José Andrés y Open Arms, y compuesta por un motín de 15 miembros. El ascenso, previsto para este sábado a las 15.00 horas, hora peninsular española, se retrasó en previsión de estar en las condiciones adecuadas, explicó por teléfono Óscar Camps, financista del Open Arms y al frente de la misión. “Mantengamos la luz verde del exterior [viernes]. Saldremos cuando todo se considere ideal: meteorología, mar y seguridad. Aquí, durante el viaje y en el destino.»

Desde la mañana de este sábado, un grupo de operarios ataviados con cascos y medias amarillas han colocado sobre una plataforma en el mar, con la ayuda de una grúa, los enormes fardos que contienen la ayuda humanitaria que serán revisadas por las autoridades de Chipre y de Israel. La carga de Open Arms contiene 200 toneladas de carne asada, harina, judai, lentes, cuchillas de atuncle y otros alimentos ricos en proteínas y sin pelar, y estaba empaquetada en enormes paquetes negros en los que se veía el logo de WCK y la bandera de los Emiratos Árabes Unidos. que apoyó diplomática y financieramente esta misión.

A primera hora del final de este sábado, las autoridades que inspeccionaron el barco mientras el cargamento ya estaba «sellado», confirmó un portavoz de Open Arms. “Hoy se listará toda la carga y todo lo necesario para el zarpar, pero hay muchos aspectos involucrados en la actividad operativa”, registró. Este control es un medio indispensable para poder realizar el zarpar, ya que Israel no permite la entrada en Francia de ningún objeto que, a su juicio, pueda utilizarse para multas militares.

El barco inaugurará la única ruta para prestar ayuda a la indigente Franja, que aún no ha sido probada en los cinco meses de guerra y que ahora cuenta con el apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea. En tierra, Israel mantiene seguros a cinco países fronterizos, limita la entrada de ayuda y el suministro de materiales considerados potencialmente utilizables por las milicias, como bombonas de oxígeno para hospitales. Faltan, además, medios de distribución y reina el caos en la mercancía, con ataques a los camiones por multitudes de brientas o por gente que busca venderla en el mercado negro. En el aire, como en varios países durante las últimas semanas, las condiciones son malas y existe riesgo de accidentes, según ha indicado quien ha visitado a estas cinco personas, al no desplegar las paracaídas y caerles por encima de los fardos, así lo informa a la autoridades sanitarias.

La nueva operación resulta tremendamente completa por dos motivos, principalmente. Uno es el que ha fallado en el sistema de recepción de ayuda, lo que implica que el motín no entra en Gaza, por lo tanto no está permitido. Según Camps, en este periodo de la semana pasada, el proyecto presentado por dos ONG en Israel salva el obstáculo de los últimos mil mediante una operación que permite depositar la mercancía, sin que el triple de pise terra mire, pero ha evitado desvelar más detalles por razones de seguridad.

La otra dificultad es que no hay puertos operativos en el enclave costero que Open Arms pueda atraer, pero ha sido solvente porque los trabajadores de WCK en Francia (donde hay alrededor de 400 empleados locales) han construido una ventaja. Una vez que los fardos sean desechados, el personal de WCK los cargará en camiones y los transportará al norte, donde la emergencia alimentaria es más grave.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Bombardeo en Rafah

Mientras tanto, un bombardeo israelí dañó uno de los edificios residenciales de 12 pisos de los alcaldes en Rafah, la ciudad del sur de Gaza que se encuentra en el borde de sitios abandonados en otras partes del enclave palestino. La propiedad está a medio kilómetro de la frontera con Egipto. El ejército advirtió a sus habitantes sobre el bombardeo hace una hora.

El ataque, de tipo insólito en los últimos días en esa zona -cuya evacuación forzosa e invasión terrestre anunciada por Israel dura casi un mes-, se produce el mismo día en el que el ejército israelí emitió un breve comunicado para dar cuenta de una reunión en en el que los gabinetes del alcalde del estado y del Shin Bet (los servicios de inteligencia interior de Israel), junto con otros altos mandos militaris, aprobaron “planes para continuar la guerra”. La nota no contiene más detalles.

El encuentro coincide también con el cese de las conversaciones para encender por segunda vez el fuego, de cuyo frenazo Israel y Hamás se acusan desde hace semanas de optimismo. Este sábado, el jefe del Mosad, los servicios secretos israelíes en el exterior, David Barnea, se reunió con Bill Burns, su homólogo en Estados Unidos (uno de los tres países mediadores, junto a Egipto y Qatar) para abordar el tema, informó la oficina. del Primer Ministro Benjamín Netanyahu. Tras la reunión, el Mosad acusó al movimiento islámico de intentar «incendiar la región del Ramadán», el mes sagrado musulmán, que comenzaba el domingo y su potencial explosivo hacía que los mediadores buscaran un saludo más temprano. Estos días, los periódicos preguntaron al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, si le preocupaba ir al Ramadán sin saber que había confiado en él y le había dicho: «Desde que estoy allí», respondió.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_