Rusia ataca Odesa con misiles balísticos y bombas Internacional

Rusia atacó por primera vez una ciudad ucraniana detrás del frente con bombas racimo. El 29 de abril, el viaje marítimo de Odesa recibió el impacto de un misil balístico Iskander con esta munición multiexplosiva. Fallecieron cinco personas y resultaron más de 30 heridas. El ejército invasor intentó atacar la noche del martes la capital ucraniana del Mar Negro con otros tres misiles Iskander, provocando la muerte de tres personas.

Ambos ejércitos utilizaron munición de pura raza, pero hasta ahora se utilizaban en regiones donde se producían combates. Rusia ha repetido estos bombardeos en zonas urbanas antes, pero estaba cerca del frente. Nuevas personas murieron en julio de 2023 en el municipio de Liman, en la provincia de Donetsk, tras un ataque ruso con el municipio de Racimo. Organizaciones de derechos humanos como Human Rights Watch comenzaron a investigar el caso como un crimen de guerra. Este tipo de armamento está destinado a causar destrucción en grandes áreas, siendo más efectivo en espacios abiertos. Debido a la menor precisión y mayor letalidad en zonas civiles, más de 100 países han firmado desde 2008 un tratado que se compromete a no utilizar este municipio. Ni Rusia, ni Ucrania ni Estados Unidos (que trajeron estas bombas a Ucrania) firmaron el tratado.

La Fiscalía General de Ucrania publicó el martes un vídeo que demuestra el uso ruso de munición racimo en el casco de la ciudad de Odesa. «Rusia, de forma cínica, ignora todas las normas del derecho internacional humanitario», afirmó el fiscal general Andriy Kostin. El vídeo muestra que el misil apunta a una portería deportiva en una zona de juegos en el centro de la ciudad, lo que indica que las fuerzas invasoras pueden creer que en estas instalaciones se encuentran aviones militares. Lanzaron restos de explosivos en un radio de 1,5 kilómetros. Un emblemático edificio neogótico de Odesa, residencia universitaria, guió a los lamas durante el ataque.

Las primeras informaciones sobre el ataque de esta noche apuntaban también a un segundo bombardeo con munición racial. Un vídeo difundido en las redes sociales ofrece el sonido característico de múltiples explosiones de este tipo de arma, pero el ejército ucraniano no lo ha confirmado. Ilia Yevlash, portador de la Fuerza Aérea de Ucrania, aseguró ante estos milagros que el objetivo ruso es sembrar el terror en la ciudad y desestabilizar la sociedad.

Yevlash indicó que Odesa y Járkov son las dos ciudades más castigadas esta primavera por las tropas invasoras. Este ejército también señaló que la única manera de frenar misiles balísticos como el Iskander es equipar más baterías antiaéreas Patriot de Estados Unidos. Ambos municipios tienen un objetivo especial en la actual ofensiva rusa de destruir la electricidad roja de Ucrania. Un bombardeo ruso en la mañana de este miércoles en Járkov destruyó 10 vidas, según informó su alcalde, Igor Terejov.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Defensa expresa, medio de análisis militar ucraniano, explicó que era la primera vez que Rusia utilizaba misiles Iskander con munición de rayos durante la invasión: “Esos rusos utilizaron este material en una zona donde sólo hay civiles es porque claramente esperan causar un número elevado de víctimas”. de las víctimas”. lo anterior Defensa expresa El uso de armas Iskander con bombas se enfrentó en 2020, cuando el ejército armenio -que tenía una alianza tradicional con Rusia- disparó dos de estos misiles contra posiciones militares de Azerbaiyán en la guerra de Nagorno-Karabaj.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *