Sombra roja para Xi Jinping en Serbia y Hungría | Internacional

El presidente chino, Xi Jinping, fue reconocido como una estrella en Serbia: con llamadas desde Belgrado empapeladas de banderas rojas y una multitud de personas reunidas en el Palacio de Serbia, sede del Gobierno, que aplaudieron esta mañana al presidente chino. su homólogo serbio, Aleksandar Vucic, cuando vinieron a saludarlo. Xi avanza penosamente, con una sombra roja en el paso, la querida B de su gira europea, un viaje sin refirrafes comerciales ni tensiones por la invasión de Ucrania orquestada por su «viejo amigo» -como suele llamarlos- Vladimir Putin. El líder asiático aterrorizó la noche del martes en Belgrado, tras dispersar a Emmanuel Macron con un abrazo al pie de los Pirineos, un gesto de búsqueda a pesar de las polémicas y el distanciamiento con el Galo y con la UE en general.

Como declaración de intenciones para señalar el cambio de humor en este segundo momento del viaje, Xi publicó el martes un artículo de opinión en la prensa serbia criticando a la OTAN por el bombardeo de la embajada china en Belgrado hace apenas 25 años, un ataque que Estados Unidos lo explicó como un error, pero Pekín no lo ha olvidado. Imprimación para dardos. Esta mañana, antes de su llegada a Hungría, donde estuvo aterrorizado por la noche, tras la visita oficial a Serbia, el directivo publicó un nuevo texto en Nemzet magiaren el diario buscan al Gobierno, alabando la «profunda amistad» con Budapest, voz de la Unión Europea y socio más cercano en Pekín (ya Rusia) del Veintisiete.

Se espera que el presidente regrese a Europa cinco años después, con un mundo muy distinto a sus espaldas: las tierras llegan a través de las guerras y con la constatación de que la brecha entre la UE y la República Popular es muy mayor en 2019.

«La imagen de China ha quedado extremadamente dañada debido a su posición en relación con la invasión rusa de Ucrania», dijo una fuente diplomática en Beijing durante la visita de Xi la semana pasada. Hungría es el único país donde la imagen de China resiste. La visita a este país se enmarca en la celebración del 75 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas. El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, fue el único líder del bloque comunitario que asistió a la celebración del décimo aniversario de la Nueva Ruta de la Seda, el megaprograma de inversión e infraestructura de China, en Beijing en octubre. Fue así cuando destruyó la posición europea al reunirse con Putin y le aseguró: “Hungría no tiene ningún deseo de enfrentarse a Rusia”. También está el serbio Vucic.

Tanto Serbia como Hungría tienen un gran socio económico en China. Entre los proyectos estrella de la Nueva Carretera de la Seda se encuentra el tren que conectará las capitales de ambos países en menos de tres horas, cinco menos que actualmente, según la agencia china Xinhua. Se espera que las obras, realizadas por contratistas chinos, finalicen en 2026.

China se convirtió en el primer inversor extranjero en Serbia en 2022, y ambos países firmaron un reconocimiento de libre comercio en 2023; este fue uno de los 20 casos que cubrí durante la visita de Vucic a Beijing desde el foro de Nuova Ruta della Seda. Según el Gobierno serbio, durante la visita de Xi Han firmó 29 agradecimientos en presencia de los presidentes de los dos países, así como contratos comerciales entre empresas privadas en los sectores de la salud, la biotecnología y la agricultura.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

En un recorrido de prensa junto a Vucic y Xi, los dos líderes mostraron su sintonía y cerraron hilos en cuestiones territoriales. “Taiwán es China”, dijo Vucic, mientras Xi se aseguraba de que su país apoyara los esfuerzos de Serbia para defender su sobriedad en el caso de Kosovo. El líder serbio también confirmó que la cooperación en materia de seguridad entre ambos continuará y dijo que Serbia “es un país más seguro con la ayuda de la República Popular China”.

En Hungría las expectativas también son altas. La visita es vista por Bruselas como un intento de explorar las divisiones internas de la UE, según la citada fuente diplomática. “Nuestra relación bilateral se encuentra en el mejor momento de la historia y ha emprendido un viaje dorado”, señaló Xi en el texto publicado en la prensa húngara, en el que destaca que ha encontrado el camino para que los “Estados soberanos” vendrá a cabo de forma independiente intercambios amistosos”.

Independencia

Independencia es la palabra clave: los analistas consideran que uno de los objetivos del país chino en Europa es descompasar el reloj de Bruselas de Washington; Otras capitales han encontrado en la defensa de Ucrania el vínculo perdido en la era de Donald Trump en la Casa Blanca. La otra de las intenciones es restablecer las relaciones con la UE e intentar contrarrestar la política de «reducción de riesgos» que se está llevando a cabo en Pekín, un mensaje que será bien recibido en Budapest.

“Últimamente, las relaciones entre China y Europa muestran signos de estabilidad”, afirma Xi en el artículo del periódico húngaro, en el que explica su intención de reforzar la cooperación con Hungría en materia de energía limpia, inteligencia artificial, economía digital y desarrollo. áreas ecológicas y otras áreas emergentes. Precisamente aquellos que la UE ve con una acogida cada vez mayor.

Budapest puede considerarse una puerta de entrada de Beijing a la UE. Mientras el estudio de la Comisión Europea aumenta el equipamiento de los vehículos eléctricos chinos desde el 10% actual, en su país se pueden instalar exenciones fiscales y burocráticas para las empresas chinas. En Debrecen, en este país, la empresa estatal CATL está construyendo una fábrica de baterías para este tipo de vehículos que supone la mayor inversión directa extraurbana del país, con 7.300 millones de euros, y espera que en los próximos días se anuncien nuevos proyectos .

Pero el embajador chino en Budapest, Gong Tao, afirmó también en una comparación con la semana pasada: «China espera que Hungría adopte una política más activa y pragmática hacia la UE» en sus relaciones con Pekín. Hungría asumirá la presidencia rotatoria del Consejo de la UE en la segunda mitad del año, lo que le otorga un atractivo adicional durante este período.

Con algunas finanzas europeas suspendidas debido al Estado de derecho, Hungría necesita diversificar aún más sus fuentes de ingresos y ver la relación con China como una oportunidad. Orbán, que ha abierto esta puerta como una de sus prioridades, defendió recientemente una “economía global que se organizará según el principio del beneficio mutuo, libre de ideologías”. China es el nuevo socio comercial del país. Durante la visita de esta semana, el ministro húngaro de Asuntos Exteriores, Péter Szijjartó, espera consolidar 16 reconocimientos bilaterales. En su perfil de Facebook, el jefe de la diplomacia húngara anunció antes de la llegada de Xi que los servicios consulares húngaros facilitarán la adquisición de visados ​​con multas comerciales para entrar en Hungría, que es, en definitiva, la entrada en el espacio Schengen de la UE.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *